¿Cómo funciona el nuevo proyecto de ley en comparación con otros?

¿Cómo funciona el nuevo proyecto de ley en comparación con otros?

Por Jerry Hinkle, Red de Políticas Económicas de CCL

El Dr. Noah Kaufman, del Centro de Política Global de Energía de la Universidad de Columbia (CGEP por sus siglas en inglés), publicó un análisis comparativo sobre varios planes de tarifas al carbono que se han presentado recientemente. Kaufman publicó este análisis después de la presentación del Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono, la legislación creada por el Representante Deutch y otros congresistas (en este documento, simplemente será mencionada como la Ley de Innovación Energética).

El análisis compara la nueva Ley de Innovación Energética de Deutch con el Proyecto de Ley de Tarifa al Carbono para la Oportunidad Estadounidense (American Opportunity Carbon Fee Act) del Senador Whitehouse y otros, el Proyecto de Ley de Elección del Mercado (Market Choice Act) del Representante Curbelo y el plan propuesto por el Consejo de Liderazgo Climático (Climate Leadership Council, liderado por ex Secretario del Estado Baker). El análisis resalta las diferencias entre la Ley de Innovación Energética de Deutch y los otros, y también utiliza el análisis de estos y otros programas de tarifa al carbono con balance neutral ( Revenue Neutral Carbon Fee, o RNCF) para indicar los posibles impactos económicos y ambientales de la Ley de Innovación Energética.

Similitudes

Hay tres similitudes clave entre los planes:

1. Cubren “toda la economía” en las emisiones, el 90% de las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) están bajo el plan.  

2. Se cobra la tarifa en el origen, para minimizar el número de entidades que serán impactadas por el impuesto.

3. Todos los planes tiene un ajuste fronterizo (Border Carbon Adjustment, o BCA) para evitar que disminuya la competitividad entre las industrias con emisiones intensivas expuestas al comercio.

Diferencias

La primera diferencia clave se refiere al nivel de la tarifa al carbono. Como se demuestra en la Figura 1 a continuación, del análisis de la Universidad de Columbia, la Ley de Innovación Energética de Deutch comienza con una tarifa más baja pero aumenta mucho más rápidamente (Nota 1). Como resultado, las tarifas de la Ley de Innovación Energética son mucho más altas en 2030, y la brecha continuaría ampliándose. El proyecto de ley también tiene una disposición para aumentar el incremento anual de la tarifa a $15 si no se cumplen los objetivos de reducción de emisiones. En comparación a propuestas recientes, la Ley de Innovación Energética refleja una velocidad de escalamiento mucho más fuerte en la tarifa al carbono y establece un precio total mucho más alto por tonelada de CO2 emitida para el 2030.

figura: precios al carbono

Apuntes: Esto supone una tasa de inflación del 2% (2). Además, la propuesta de Baker no fue formalmente presentada. Un informe del Consejo de Liderazgo Climático de 2018 designó como su trayectoria de “punto medio” las tasas de impuestos al carbono mostradas anteriormente.

La segunda diferencia, como se muestra en la Figura 2 a continuación, indica cómo se usan los ingresos. Aunque la Ley de Innovación Energética de Deutch y el plan de Baker devuelvan todos los fondos a los consumidores, el proyecto de ley de Curbelo en gran medida financia los gastos en la infraestructura (3), y el proyecto de ley de Whitehouse reduce la parte del impuesto a la nómina que pagan los empleados. Ambos planes también proporcionan fondos dirigidos a los pobres para contrarrestar el crecimiento de los costos.

imagen: precios al carbono

La tercera diferencia, como se muestra en la Tabla 1 a continuación, se refiere a los cambios regulatorios. De mayor importancia, la Ley de Innovación Energética de Deutch establece una suspensión de las regulaciones sobre las emisiones que están sujetas a la tarifa al carbono, pero solo en respecto a las consecuencias de los gases de efecto invernadero. La Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) reserva autoridad sobre todos los otros componentes no relacionados al potencial de los GEI. Esto incluye la retención de programas como los estándares de eficiencia del combustible para los vehículos y las regulaciones de mitigación del metano para las operaciones de campo de petróleo y gas. Además, la Ley de Innovación Energética restaura la autoridad reguladora sobre los GEI si no se han cumplido con las metas de emisiones después de 10 años. Aunque el plan de Curbelo tiene una disposición similar, Whitehouse conserva todas las regulaciones y Baker elimina por completo las regulaciones sobre GEI. Solo el plan de Baker elimina la responsabilidad extra-contractual de los emisores.

figura: precios al carbono

Apuntes de la tabla:
1) Las regulaciones son eliminadas siempre y cuando se logran las metas de emisiones estipuladas en el proyecto de ley.
2) Establece un crédito temporal y declinante contra cualquier precio al carbono pagado a nivel estatal, como en el estado de California u otros estados en la Iniciativa Regional de GEI (RGGI por sus siglas en inglés), que desaparece luego de cinco años.
3) Mientras que Estados Unidos no haya ratificado la Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal, el impuesto al carbono cubre las emisiones de hidrofluorocarburos.
4) El Consejo de Liderazgo Climático ha indicado que pretende proponer medidas que cubran las emisiones de gases de efecto invernadero que no son CO2 (Consejo de Liderazgo Climático 2018).

Las emisiones y los impactos económicos

Debido a que la Ley de innovación Energética se acaba de presentar, no hemos tenido tiempo suficiente para realizar un análisis detallado de sus impactos, pero se puede deducir usando los análisis de semejantes programas de tarifa al carbono con balance neutral evaluados en el pasado. Específicamente, el Centro de Política Global de Energía estudió los planes de Curbelo y Whitehouse (4). Aunque el plan de Baker no fue sujeto a un análisis económico similar, debido a que su tarifa al carbono se encuentra entre estos dos, entonces los impactos de las emisiones pueden también dar el mismo resultado.  

La figura 3 del análisis de Columbia, a continuación, indica las reducciones de emisiones estimadas para 2030 con el escenario sin ninguna política, y con los dos proyectos de ley. Tenga en cuenta que las reducciones se representan mediante una franja, no un punto, para reflejar la incertidumbre inherente en la estimación. Para 2030, las emisiones disminuyen ligeramente sin ninguna tarifa en la corriente política actual, y cualquier reducciones adicionales están determinadas por la influencia de la tarifa al carbono. Es importante destacar que el análisis de Columbia estima que la Ley de Innovación Energética “probablemente” pueda lograr el objetivo de reducir las emisiones al menos un 45% por debajo de los niveles de 2015 para 2030. Su razonamiento es que “las emisiones proyectadas según la propuesta de Whitehouse logran una reducción en los niveles de emisiones de entre el 65 y el 90 por ciento de esta meta para 2030 [de reducir las emisiones en un 45%], y las tasas del impuesto al carbono de la Propuesta Deutch son más de un 60 por ciento más altas (5) (en términos ajustados a la inflación) para 2030”.

figura: precios al carbono

Sobre los impactos macroeconómicos, el análisis de Columbia determina:

  • Una tarifa al carbono “ofrece mejores resultados económicos” (es decir, es más eficiente) que los enfoques regulatorios.
  • Cuando los ingresos son distribuidos a las familias, como en los planes de Deutch y Baker, la política es progresiva, por lo que “las familias de ingresos bajos y medios recibirán más en sus reembolsos de lo que pagarán en impuestos …”.
  • Devolver los fondos a las familias no es tan estimulador como usar los fondos para reducir las tasas de impuestos, como el recorte de impuestos a la nómina en el plan de Whitehouse.

Por último, los impactos estimados al Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense son muy menores (Figura 5). El análisis de Columbia muestra que el proyecto de ley de Whitehouse, que incluye recortes de impuestos laborales, aumenta levemente el PIB para 2030. El proyecto de ley de Curbelo, que incluye inversión en la infraestructura, prácticamente sale ras. Aunque la Ley de Innovación Energética de Deutch aún no se ha evaluado, un programa de tarifa al carbono con balance neutral que reproduce el programa de tarifas de Whitehouse, pero devuelve todos los fondos a las familias, reduce la tasa de crecimiento del PIB de aproximadamente 3.03% a 3.00% por año (aproximadamente $6 mil millones en un economía de $19,390 mil millones). Este impacto estimado es mucho menor que 1) los costos de salud anuales de la contaminación por GEI, 2) los costos cada vez mayores de los daños relacionados con el clima, y ​​3) el costo de controlar el carbono a través de la regulación (6).

figura: precios al carbono

La Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono reducirá drásticamente la contaminación de carbono de los Estados Unidos y refrenará el cambio climático. Los partidarios de CCL en todo el país ahora apoyan esta política. Usted puede tomar acción y aprender más sobre este proyecto de ley, aquí.

Notas a pie

  1. El plan de Curbelo empieza en $24 y aumenta un 2% cada año, y Whitehouse comienza en $50 y aumenta un 2%. Baker comienza en $40 y no ha especificado la velocidad de aumento, aunque se supone que aumentará en un 4% para este análisis.
  2. La Ley de Innovación Energética de Deutch es la única en la que el aumento de precios no está “ajustado a la inflación”: la tarifa aumenta $10 en dólares constantes, independientemente de la inflación. Para compararlo con los otros planes, se debe asumir un nivel de inflación. El CGEP asume el 2%, lo que refleja la meta de inflación de la Reserva Federal.
  3. Este proyecto de ley también elimina el impuesto federal a la gasolina.
  4. Uno de los contextos evaluados en este análisis es una tarifa al carbono con balance neutral que comienza en $50 y aumenta un 2% por año, tal como lo hace la ley de Whitehouse.
  5. En 2030, la tarifa al carbono de Deutch será de $125, o más de 60% más alta que el estimado precio de Whitehouse de aproximadamente $77 (suponiendo una inflación de 2%). La conclusión del CGEP es si la tarifa al carbono de Whitehouse produce reducciones que sean entre un 65% y ​​90% de la meta para la reducción de emisiones, pues un precio 60% más alto debería causar reducciones que sean al menos el 100% de la meta.
  6. La EPA ha estimado el costo económico de regular el carbono a través del Plan de Energía Limpia entre $7 mil millones y $14 mil millones al año.

Jerry Hinkle es economista y posee maestrías en Economía y Política Climática.

La Red de Políticas Económicas es un grupo de líderes y simpatizantes de CCL de diversos campos en la economía.Estos colaboradores de la red escriben publicaciones de invitados regulares, ofreciendo una amplia visión de los temas que se encuentran dentro de su experiencia.. Sus materiales están disponibles en informes técnicos en CCL Community.