Cómo las tarifas al carbono promueven la innovación del mercado

Cómo las tarifas al carbono promueven la innovación del mercado

Por Jonathan Marshall, La Red para Políticas Económicas de CCL

Cuando USA Today editorializó recientemente a favor de una política nacional de Dividendos Energéticos con una tarifa al carbono para “evitar más cambios catastróficos en el clima mundial”, un artículo de opinión discrepante del presidente de la Comisión de Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado declaró: “La innovación de un mercado libre, no la regulación gubernamental o los impuestos, es la mejor manera de reducir las emisiones de dióxido de carbono”.

La innovación es de hecho una de las mayores armas de la humanidad contra la alteración del clima, pero los críticos de las tarifas al carbono pierden un punto fundamental: sin señales de precio adecuadas que reflejan el verdadero costo de las emisiones de gases de efecto invernadero, el descubrimiento y la adopción de fuentes de energía más limpias nunca progresarán lo suficientemente rápido como para mitigar la crisis climática a un costo razonable. Las exenciones fiscales específicas o los incentivos gubernamentales para avanzar en tecnologías particulares, como la captura y el secuestro de carbono, pueden ayudar. Pero solo un precio al carbono impulsará la innovación en todos los métodos para reducir nuestras emisiones y acelerar la transición de la humanidad hacia un clima más estable y sostenible.

No hay un “mercado libre” mientras exista la gran falla del mercado que permite a los contaminadores echar gases de efecto invernadero a la atmósfera sin cargo. Las emisiones de carbono imponen un costo en rápido aumento para todos los que estamos luchando para hacer frente al aumento del nivel del mar, las tormentas extremas, las sequías intensas, los incendios forestales gigantes, la destrucción del hábitat y otros males asociados con la alteración del clima. Las tarifas al carbono ponen parte de ese costo a todos los que contribuyen a ese daño mediante la emisión de gases de efecto invernadero. Al hacerlo, les dan a los contaminadores un poderoso incentivo de mercado para desarrollar y adoptar alternativas más limpias.

La verdad es que “la gente de negocios no innova porque se siente bien; innovan porque hay un retorno a esa innovación”, comentó Glenn Hubbard, ex presidente del Consejo de Asesores Económicos de la administración George W. Bush. “Si desea un retorno a esa innovación […] deberá poner un precio al carbono”.

Muchos empresarios están de acuerdo. Dos grandes inversores en energía limpia, uno republicano y otro demócrata, escribieron en Politico: “Poner un precio de mercado al carbono proporcionaría claras señales de precios a los inversores como nosotros. Luego, el motor de innovación de EEUU, nuestro activo más valioso, se desataría, y seguirían el capital y los empleos de EEUU”. Su conclusión fue confirmado por una encuesta realizada a 35 grandes empresas estadounidenses, que encontró que “entre las nueve herramientas de políticas enumeradas en la encuesta, poner un precio al carbono fue, con mucho, la acción más importante que los encuestados piensan que el gobierno de EEUU podría tomar para avanzar la innovación baja en carbono”. El ex Director Ejecutivo de Microsoft, Bill Gates, fundador de Breakthrough Energy Coalition, dijo: “Sin un impuesto al carbono, no hay incentivo para que los innovadores o compradores de plantas cambien” a energía limpia.

Numerosos estudios realizados por economistas confirman que el aumento de los precios de la energía y los impuestos inducen una innovación más rápida en eficiencia energética y formas alternativas de energía. Otros estudios confirman que tales innovaciones ayudarán a acelerar y reducir el costo de pasar a una economía baja en carbono.

El economista ganador del Premio Nobel Paul Romer, experto en cambio tecnológico y crecimiento económico, argumenta que la mejor manera de estructurar un impuesto al carbono es comenzar con poco y aumentarlo con el tiempo. Como él lo expresó: “Queremos que los innovadores sepan que se acerca el impuesto y que tomen medidas ahora para asegurarse de que cuando se muerda, sea poco más que una incomodidad”.

El economista ganador del Premio Nobel Paul Romer, experto en cambio tecnológico y crecimiento económico, argumenta que la mejor manera de estructurar un impuesto al carbono es comenzar con poco y aumentarlo con el tiempo. Como él lo expresó: “Queremos que los innovadores sepan que se acerca el impuesto y que tomen medidas ahora para asegurarse de que cuando se muerda, sea poco más que una incomodidad”.

La buena noticia es que el principal proyecto de ley de tarifas al carbono que ahora está pendiente en el Congreso, la Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono (H.R. 763), adopta tal enfoque. Comienza con una tarifa al carbono de $15 por tonelada, aumentando a una tasa de $10 anuales. Haría poco por perturbar a los consumidores a corto plazo, al tiempo que provocaría un aumento de la inversión en nuevos negocios y el gasto en investigación y desarrollo (I + D) basado en proyecciones de costos futuros.

Por potentes que sean, las tarifas al carbono no promoverán suficiente innovación por sí mismas. La mayoría de los economistas creen que el apoyo del gobierno para la investigación básica tiene una gran recompensa social. Las regulaciones cuidadosamente dirigidas, como los estándares de eficiencia de construcción, también pueden promover una innovación fructífera. Dichas medidas son excelentes complementos, pero no sustitutos, de las señales de precio basadas en el mercado que estimulan la I + D privada.

El economista Paul Krugman señaló recientemente: “Incluso los incentivos modestos para el uso ampliado de la energía renovable llevaron a una caída espectacular de los precios en la última década”. Solo piense cuánto más rápido podría desarrollarse la revolución de la energía limpia con el poderoso incentivo del aumento de las tarifas al carbono que señala el camino.

Jonathan Marshall es ex Editor de Economía del San Francisco Chronicle y es miembro del Equipo de Acción de la Red para Políticas Económicas de Ciudadanos por un Clima Vivible.