COP24: Supera la reacción contra impuestos por dar ingresos a la gente

PARA DIFUSIÓN INMEDIATA

Joe Robertson de CCL habla en la Conferencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas en Polonia, acompañado a su izquierda por Co-Coordinadora Regional de América Latina, Isatis Cintron.

Responde a la reacción contra el impuesto francés sobre el combustible por dar los ingresos a la gente, dice CCL

KATOWICE, POLONIA, 5 de diciembre 2018 —La resistencia pública a las alzas en los precios de los combustibles fósiles, como la que se vio recientemente en Francia, se puede superar devolviendo los ingresos a las familias, dijo Ciudadanos por un Clima Vivible el miércoles en la Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP24) en Katowice, Polonia.

“La gente se preocupa por el empeoramiento de los costos del impacto climático, pero también está realmente preocupada por el impacto económico que tendrá el precio al carbono en sus vidas”, dijo Joe Robertson, Director de Estrategia Global de CCL, en un evento de prensa durante la COP24. “Podemos disipar estos temores tomando los ingresos de las tarifas de carbono y asignándolos a la gente”.

La semana pasada, un grupo bipartita de legisladores en la Cámara de Representantes de EE. UU. Introdujo una legislación para imponer una tarifa sobre el carbono y devolver todos los ingresos a los hogares en forma de dividendos mensuales. Según la política descrita en su proyecto de ley, conocida como el Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono (HR 7173), la mayoría de las familias, particularmente las de ingresos bajos y medios, recibirán más dinero con los “dividendos de carbono” del que pagarían por el aumento de los costos asociados a la tarifa. El plan proporciona a los EEUU el camino más rentable posible para la inversión, el desarrollo económico, y la transición a un futuro libre de contaminación por carbono.

“Los patrocinadores de este proyecto de ley pretenden reintroducirlo en el próximo Congreso”, dijo Robertson. “Creemos que puede servir como un modelo para que otras naciones implementen los precios al carbono de una manera que sea buena para su gente y buena para sus economías”.

Comenzando a $15 por tonelada de dióxido de carbono, e incrementando por $10 por tonelada cada año, la Ley de Innovación Energética y Dividendo de Carbono elevaría el precio al carbono a $100 por tonelada dentro de una década. Un precio tan agresivo logrará al menos una reducción de emisiones de un 40% dentro de 12 años. El proyecto de ley aspira a reducciones del 90% para mediados de siglo.

El martes durante el Evento Especial para revisar los hallazgos del Informe Especial del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, una audiencia silenciosa escuchó que la ciencia demuestra que si no reducimos agresivamente las emisiones, estamos en camino a pérdidas irreversibles de sistemas naturales vitales. Los Estados Unidos ha gastado en gestión de desastres tanto desde enero de 2017 como durante las tres décadas de 1980 hasta 2010. Las aseguradoras están experimentando pérdidas insostenibles ahora y la desestabilización del clima está empeorando.

“No reducir de manera efectiva la contaminación por carbono sería peligrosamente inasequible”, dijo Robertson. “Aquellas naciones que actúen más rápido serán líderes en la emergente economía climáticamente inteligente; “aquellos que actúan demasiado tarde, o que no actúan, sacrificarán vastas cantidades de futura riqueza por su indecisión y retraso”.

Miles de reuniones entre ciudadanos y legisladores han demostrado que todas las partes desean una mejor alineación entre la experiencia local, el diseño de políticas nacionales, y las finanzas establecidas. La Iniciativa “Resilience Intel” (Inteligencia de la Resiliencia) es una respuesta a esa demanda, y está trabajando para levantar un mapa de los retornos externos de la inversión (XROI, por sus siglas en inglés) que definen el valor global de las inversiones, instituciones y políticas que configuran la economía.

El guía del Resilience Intel para el G20 y para los negociadores en la COP24 incluye los dividendos del carbono como una de las palancas para asegurar la prosperidad futura.

Los representantes de muchas naciones que asisten a la COP24 en Polonia llegan con la expectativa de que Estados Unidos ofrecería poca o ninguna ayuda en los esfuerzos globales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, junto con la creciente alianza de ciudades, estados y empresas que se comprometen a actuar en relación con el clima, ahora podemos señalar este histórico avance bipartidista: el Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono. Se ha reavivado la esperanza de que la legislación para fijar un precio al carbono pueda abrirse camino en el próximo Congreso, uno de los cuales está más abierto a enfrentar la crisis climática que ningún otro en los últimos 10 años.

Esta legislación bipartidaria no solo puede convertir a los EEUU en un líder mundial en la reducción de emisiones e innovación con bajas emisiones de carbono; puede hacer que toda la economía sea un motor para impulsar ese cambio.

“En otras palabras”, dijo Robertson, “no hay que descartar a los Estados Unidos cuando se trata de resolver el cambio climático”.

CONTACTO: Steve Valk, gro.e1575654097tamil1575654097csnez1575654097itic@1575654097evets1575654097  +1-404-769-7461

Steve Valk
Steve Valk is Communications Coordinator for Citizens' Climate Lobby. Steve joined the CCL staff in 2009 after a 30-year career with the Atlanta Journal-Constitution.

Compártelo con un amigo