El estado de nuestra unión está estrechamente relacionado con el estado de nuestro clima

Donald Trump State of the Union 2018 climate change

El estado de nuestra unión está estrechamente relacionado con el estado de nuestro clima

Por Mark Reynolds

El presidente Trump abrió su discurso sobre el Estado de la Unión reconociendo a los socorristas heroicos que acudieron en ayuda de las víctimas en las inundaciones que devastaron Houston y los incendios forestales que envolvieron a California. Es una pena que no mencione lo que hizo que estos desastres naturales fueran tan letales y costosos: el cambio climático.

Los desastres naturales en 2017 produjeron daños récord estimados entre $300 mil millones a $400 mil millones. De hecho, 17 eventos separados cuestan a los EE. UU. más de mil millones de dólares cada uno. El clima severo detrás de estos desastres ha empeorado con los años debido al aumento de las temperaturas. Algunos de los desastres más costosos del año pasado incluyen:

  • El huracán Harvey, que arrojó más de cuatro pies de lluvia en el área de Houston. Ball State University estima que este desastre costó $198 mil millones.
  • El huracán Irma, una tormenta de Categoría 5 con vientos sostenidos de 185 millas por hora. El daño se estima en $66 mil millones.
  • El huracán María, que devastó a Puerto Rico y causó daños por cerca de $100 mil millones. Muchos puertorriqueños aún carecen de electricidad y agua potable.
  • En California, la lluvia torrencial de principios de año produjo vegetación que se convirtió en leña durante el verano debido al aire seco y caliente (San Francisco alcanzo 106 grados). El resultado: California experimentó su temporada de incendios forestales más destructiva en la historia con $13 mil millones en daños.

Tanto la Administración Nacional de Asuntos Oceanográficos y Atmosféricos de Estados Unidos (NOAA) como la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) confirmaron que el 2017 fue el año más caluroso sin el fenómeno climático El Niño. A medida que la tendencia del calentamiento global continúa, podemos esperar que tales desastres naturales sean más intensos y más frecuentes, eventualmente superando nuestra capacidad de respuesta y adaptación.

El presidente Trump claramente hace su prioridad responder a las amenazas de seguridad. Según sus propios líderes militares, el cambio climático es un peligro claro y presente. “El cambio climático tiene impacto en la estabilidad de regiones del mundo donde actualmente operan nuestras tropas”, informó el Secretario de Defensa de Trump, James Mattis, al Senado de los EE. UU. en 2017

En la Revisión Trimestral de Defensa 2014, el ejército advirtió que el cambio climático es un “multiplicador de amenazas”, lo que agrava problemas como la pobreza, la inestabilidad política y las tensiones sociales. En nuestras propias costas, el aumento del nivel del mar amenaza nuestras bases militares, desde el astillero naval de Portsmouth en Maine hasta la Fuerza Aérea de Eglin, con base en la península de Florida..

Mientras que la rama ejecutiva sigue siendo obstinadamente ignorante sobre este tema, los legisladores lo ven con ojos más claros. En diciembre, 106 miembros del Congreso enviaron una carta al presidente Trump en la que le pedían que incluyera el cambio climático en la Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. “Es imperativo que Estados Unidos aborde esta creciente amenaza geopolítica”, afirmó la carta, firmada por republicanos y demócratas por igual.

Y el tambor bipartidista para la acción climática crece con cada mes que pasa. En la Cámara de Representantes, el Caucus para Soluciones Climáticas tuvo 18 miembros al comienzo del 115º Congreso, mitad republicano y mitad demócrata. Desde entonces, sus rangos han aumentado constantemente a 68 miembros mientras mantienen el equilibrio entre los partidos.

“Me di cuenta de que este tema estaba híper-politizado y muy polarizado. Y sabíamos que a menos que trabajáramos para cambiar eso, para eliminar la política del problema… sería muy difícil tener una conversación racional sobre lo que está sucediendo y responder adecuadamente”, dijo el colíder del Caucus, el Representante Carlos Curbelo (R-FL).

¿Qué podemos hacer al respecto?

Una solución que encuentra el apoyo de conservadores y liberales por igual es un enfoque conocido como los Dividendos Energéticos o Carbon Fee and Dividend. Esta política impondría una tarifa a todo el petróleo, el gas y el carbón que usemos en los Estados Unidos. Eso haría que la energía limpia sea más barata y más atractiva que la energía sucia y contaminante. El dinero recaudado se devolverá a los estadounidenses en forma de un reembolso mensual. En 20 años, los dividendos energéticos reducirían nuestras emisiones de CO2 un 50 por ciento debajo de los niveles de 1990. Además, crearía empleos y pondría dinero en los bolsillos de los trabajadores estadounidenses, para que las personas puedan adaptarse y prosperar.

A pesar de la omisión del presidente, es obvio que el estado de nuestra unión está estrechamente relacionado con el estado de nuestro clima, y es alentador ver que los republicanos y demócratas en el Congreso entienden los riesgos que enfrenta nuestra nación por no actuar. Cuando el Congreso presente y apruebe una legislación climática bipartidista, el estado de nuestra unión será innegablemente más fuerte.

Mark Reynolds es el Director Ejecutivo de Ciudadanos por un Clima Vivible (Citizens’ Climate Lobby)

Comparte esto con un amigo o una amiga

Hey friend,
Please check this out on https://citizensclimatelobby.org.

El estado de nuestra unión está estrechamente relacionado con el estado de nuestro clima,
https://citizensclimatelobby.org/es/estado-union-relacionado-al-estado-clima/

I hope you find this useful.