Preguntas frecuentes

Por más de una década, Ciudadanos por un Clima Vivible ha abogado por un plan de Dividendos Energéticos (en inglés, Carbon Fee and Dividend). En 2018, varios miembros de la Cámara de Representantes en Estados Unidos presentaron el Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono, que incorpora el enfoque de un precio directo al carbono con dividendos que apoyamos. Ahora en EEUU estamos abogando por este proyecto de ley en particular.

Preguntas frecuentes sobre el Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono

Haga clic aquí para descargar estas preguntas frecuentes.

¿Es un plan de Dividendos Energéticos necesario?

Sí. Mientras que algunas personas e sectores ya están limpiando sus emisiones de carbono, otros no avanzarán hasta que haya un plan para incentivarlos. Cuando el programa alcanza su meta de una reducción en los gases de efecto invernadero de un 90% por debajo de los niveles de 2015, automáticamente terminará.

¿Porqué este plan es necesario ahora?

La amplia mayoría de científicos ha concluido que el cambio climático es un problema urgente. La mayoría de estadounidenses están de acuerdo, y están preocupados por los impactos que el cambio climático tendrá en sus vidas. Las encuestas muestran que demócratas, independientes, y republicanos están cada vez más unidos en su apoyo para medidas que reducirán las emisiones de dióxido de carbono que son la causa principal del cambio climático.

¿A cuánto empieza la tarifa al carbono? ¿Cambiará?

Es una tarifa gradualmente incremental sobre el contenido de carbono en los combustibles fósiles, que se cobrará en el primer punto de venta. La tarifa empieza a $15 por tonelada métrica de emisiones equivalentes a CO2, y aumenta $10 por año. Alienta a las personas y las empresas para que substituyan a fuentes energéticas más limpias, o busquen maneras más eficientes de utilizar la energía.

¿Cuánto sería mi dividendo?

En el primer año, el dividendo de carbono será aproximadamente entre $16 y 24 por mes por cada adulto. Mientras que crezca la tarifa anualmente, los dividendos mensuales de carbono también aumentarán.

¿Cómo funcionan los dividendos de carbono?

Se asignarán porciones equitativas a cada adulto que tiene un Número de Seguro Social (SSN) o Número de Identificación Individual de Contribuyente (ITIN), con una media porción asignada a cada niño menos de 19 años de edad. Los dividendos se administrarán por el Departamento del Tesoro, y los gastos a lo largo del tiempo no deberán pasar un 2% de los ingresos. El primer pago mensual se hará en el mes antes del inicio del programa. Los dividendos de carbono se incluirán en los ingresos brutos para fines de los impuestos sobre la renta, pero no se incluirá en pruebas de medios para asistencia federal. Nadie perderá su asistencia federal debido a los dividendos de carbono.

¿Cómo recibiré mis dividendos, exactamente?

Si usted paga impuestos a la renta, sus dividendos del carbono serán distribuidos automáticamente cada mes. Similar con la manera en cual el IRS le envía o directamente deposita su reembolso de impuestos cada primavera, sus dividendos de carbono le llegará cada mes. Si usted no paga impuestos a la renta, tendrá que llenar un simple formulario indicando el número de hijos dependientes y proporcionando la información sobre dónde enviar sus pagos.

¿Es esto lo mismo que un impuesto al carbono?

No. Un impuesto tiene el objetivo principal de recaudar ingresos para el estado. Por el contrario, el gobierno no se queda con los ingresos de la tarifa al carbono; en su lugar, se recicla la tarifa a las familias como los dividendos de carbono. Esto no crece el gobierno y se caracteriza como una tarifa en vez de un impuesto.

¿Es esto lo mismo que tope y trueque (cap and trade)?

No. Tope y trueque funciona estableciendo un “tope” (un límite máxima para el total de emisiones) y luego vendiendo y trocando los permisos de contaminar debajo de ese tope. Eso requiere burocracia para implementar y administrar, y genera una volatilidad en el precio de permisos que resulta difícil para las empresas. Una tarifa al carbono es mucho más sencilla, con menos burocracia, menos costes, y más previsibilidad.

¿Cuales regulaciones se ajustarán si se aprueba esta legislación?

Actualmente los Estados Unidos no tiene regulaciones sobre los gases de efecto invernadero que pueden lograr las reducciones de emisiones necesarias para abordar la crisis climática. Esta política pone un precio sobre la contaminación, lo que reducirá las emisiones de carbono mucho más que las regulaciones existentes y pendientes de la EPA.

El Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono pausará durante 10 años las regulaciones de CO2 y emisiones equivalentes cubiertas por la política. Si las metas de reducción de emisiones no se cumplen después de 10 años, el Congreso dará clara indicaciones a la EPA para que regule las emisiones para lograr esas metas.

El Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono explícitamente deja en su lugar los límites de emisiones de vehículos que son parte de los Estándares Corporativos para Eficiencia de Combustible Promedia (CAFE), incluyendo la exención de California que le permite aplicar estándares más estrictos.

El Proyecto de Ley de Innovación Energética tampoco impactará a las regulaciones de la EPA relacionadas con la calidad del agua, la calidad del aire, la salud, u otros temas.

¿Qué tanto afectará al precio de la energía?

Hay algunas formas de energía que compramos directamente, como la gasolina y la electricidad. Como una regla impérica, cada $10 por tonelada métrica añadiría aproximadamente 11¢ a un galón de gasolina, 6¢ a un termo de gas natural, y 0.9¢ a un kilovatio-hora de electricidad generada con carbón. Los costos de energía también están incorporados en la mayoría de productos y servicios que consumimos, así que estos aumentarían en su precio dependiendo de su huella de carbono, con una gama entre 0.2 por ciento para una televisor hasta 1.1 por ciento para un boleto de avión (por cada incrementa de $10 por tonelada métrico).

¿Cómo impactará a los agricultores?

Los trabajadores y familias que cultivan nuestra comida y mantienen fuerte nuestra economía son muy importantes para la economía estadounidense. Esta política proporciona una exención para cualquier gasolina y diésel utilizados para propósitos agrícolas. Las emisiones de los procesos biológicos agrícolas no se cubren por este proyecto de ley, porque solamente aplica a emisiones de los combustibles fósiles.

¿Cómo impactará a los fabricantes?

El Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono incluye un ajuste fronterizo, lo que aplicará a importaciones intensivos en carbono expuestos al comercio desde países que no tienen un precio al carbono similar. Esto mata a cualquier incentivo de las empresas estadounidenses para mudarse a un país que les permitiera contaminar más por un costo menor. Los fabricantes estadounidenses no perderán nada económicamente por producir bienes con una menor huella de carbono.

¿Cómo afectará a otros sectores?

Esta política generará 2.1 millones de empleos adicionales durante los primeros 10 años. Según un estudio de 2014 hecho por Regional Economic Models, Inc., las mayores ganancias serían en los sectores de la salud, el comercio minorista, y otros sectores de servicios. Esto es porque las personas tendrán más dinero en sus bolsillos para gastar, y estos sectores, con su alta necesidad de recursos humanos, responden a un aumento en consumo por generar más empleos.

¿Cómo impactará a los servicios militares?

El Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono proporciona un reembolso de la tarifa al carbono por los combustibles utilizados por los servicios militares, incluyendo la gasolina, el diésel, u otros combustibles utilizados por buques, aeronaves, y transporte terrestre, además del carbón, petróleo, o gas natural utilizados para generar electricidad en las bases militares y en operaciones del campo.

Los servicios militares estadounidenses han estado persiguiendo activamente fuentes alternativas de energía por razones estratégicas y medioambientales, por lo que se beneficiará de nuevos avances en las tecnologías energéticas renovables y con bajo contenido de carbono, los que permitirán mayores reducciones de las emisiones.

¿Por qué los Estados Unidos debe cargarse de la responsabilidad por China, India, y los otros contaminadores?

Bajo esta política, Estados Unidos no va a asumir ninguna carga o costo en nombre de otros países. Por el contrario, 12 de las economías más grandes del mundo ya cuentan con políticas de precios al carbono planificadas o en su lugar. Por ejemplo, en diciembre de 2017, China lanzó un mercado nacional de carbono dirigido a su sector de energía, y ya regulan las emisiones del sector eléctrico. La India está desplegando rápidamente las energías renovables e impuso un impuesto sobre el carbón que se ha duplicado en los últimos años. Ambos están imponiendo costos a la contaminación como un medio para frenar las emisiones, pero al igual que todas las naciones, todavía miran a los Estados Unidos para el liderazgo y la innovación.

¿Dónde puedo leer el texto completo del Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono?

Haga clic en el enlace para ver el texto completo y descargar una copia en inglés del Proyecto de Ley de Innovación Energética y Dividendos de Carbono.

 

Compártelo con un amigo