Charlita láser: Biomasa y la tarifa al carbono

Se actualizó esta página el 21 de diciembre de 2018.

Pregunta: ¿Debe el carbono de la energía de biomasa ser sujeto a la tarifa?

Respuesta: No. A diferencia con los combustibles fósiles, la biomasa es parte del ciclo de carbono del mundo vivo. Las plantas utilizan el CO2 de la atmósfera para hacer la biomasa, y cuando se mueren, se descomponen, devolviendo el CO2 al medio ambiente [1]. Mientras que se utiliza la biomasa en maneras que no pongan mas CO2 en la atmósfera que emitiría dentro de procesos naturales, el carbono contenido en la biomasa es neutro de carbono.

En los Estados Unidos, la mayoría de los “bio-combustibles” son el etanol proveniente del maíz, que tiene un beneficio climático limitado [2]. Bajo el proyecto de ley H.R. 7173, los combustibles fósiles utilizados en el cultivo, cosecha, la producción de fertilizantes, y el transporte de la biomasa estarán sujetos a la tarifa al carbono, por lo tanto los costos de este carbono se reflejerán en el precio de producción.

Existen tecnologías bioenergéticas más allá del etanol de maíz que utilizan una variedad de recursos, incluyendo los residuos de granjas y bosques, y los cultivos energéticos. Estos incluyen métodos avanzados de biocombustible [3] que podrían reducir el CO2 del transporte – aeronaves, buques, y millones de vehículos de gasolina que todavía estarán en uso para décadas – por entre 60 y 90 por ciento [4]. Otros pronostican el posible reemplazo del gas natural en los ductos norteamericanos con el biometano renovable [5].

Hay preocupaciones legítimas de que una tarifa al carbono podría involuntariamente llevar a prácticas del uso de la tierra dañinas a la biodiversidad o a la protección de hábitat. Por esta razón, H.R. 7173 obliga a la Academia Nacional de Ciencias que estudie y reporte sobre los impactos ambientales de la bioenergía dentro de 10 años de la implementación de la ley.

Sin un rol para la bioenergía, la descarbonización de nuestros sistemas energéticas sería mucho más difícil. CCL apoya la exclusión del carbono que proviene de fuentes sostenibles de biomasa de la tarifa al carbono, y a la misma vez está comprometido con que la política no aliente el uso ambientalmente dañino o insostenible de los recursos de biomasa.

  1. “Terrestrial biological carbon cycle.” Wikipedia (17 de septiembre 2017).
  2. “Ethanol Vehicle Emissions.”Departamento estadounidense de Energía, Centro de Datos de Combustibles Alternativos (26 de marzo 2018).
  3. “Advanced biofuels.” Biocombustibles para Europa (Biofuels for Europe)
  4. Green, D.L. y G. Parkhurst. Apéndice A: White Paper. En “Decarbonizing Transport for a Sustainable Future, Summary of the Fifth EU-U.S. Transportation Research Symposium.” pp. 30-60 (17-18 de mayo 2017).
  5. Williams, J.H., et al. “Pathways to deep decarbonization in the United States: Revision with technical supplement.” SDSN-IDDRI., p. 14 (16 de noviembre 2015).