Estudio demuestra que una Renta Climática debe ir acompañada de educación

Un estudio demuestra que una Renta Climática debe ir acompañada de educación

Por Dana Nuccitelli

Un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change ha causado sensación con su afirmación de que los dividendos no aumentan la popularidad de un precio al carbono. La razón, que queda un poco oculta en el artículo y en los artículos asociados del Atlantic y del boletín Volts de David Roberts, es que los ciudadanos de los países con sistemas de Renta Climática tienden a sobrestimar sus gastos en carbono. Sobre la Renta Climática en Canadá, el documento señala que:

“La política es altamente progresiva, con el 80% de las familias recibiendo más en dividendos de lo que pagan en impuestos al carbono … Los canadienses que aprendieron el verdadero valor de sus reembolsos fueron significativamente más propensos a percibirse como perdedores netos a pesar de que la mayoría de los canadienses son beneficiarios netos”.

Hay una lección importante que aprender aquí: no basta con ofrecer reembolsos de carbono que superen los costes de la tarifa al carbono. Si sólo se extrae una cosa de este estudio, que sea ésta: la Renta Climática deben ir acompañada de esfuerzos educativos para informar a los ciudadanos de cuánto está aumentando el precio al carbono sus costes y de que el sistema de Renta Climática está generando un ingreso neto para la mayoría de las familias. Podemos mostrar a la gente el valor de sus dividendos en los cheques, pero los costes individuales de la tarifa al carbono son mucho más difíciles de sumar, y este estudio indica que la gente puede tender a sobrestimarlos.

Ya que se ha resaltado este punto clave, vamos a profundizar en este documento.

¿Qué hizo el estudio?

El documento analizó los dos países que cuentan con sistemas de Renta Clmática en la actualidad. Canadá es el ejemplo más relevante, con un precio al carbono cuyos ingresos se reembolsan actualmente a través de un crédito fiscal. Suiza devuelve los ingresos del impuesto al carbono a través de un descuento en las primas del seguro médico.

Son formas bastante opacas de proporcionar dividendos a las personas. (Canadá empezará a enviar cheques de dividendos directamente a las familias este mes de julio, y los autores del estudio recopilarán entonces más datos). No es de extrañar, pues, que el estudio constate que los ciudadanos están poco informados sobre los descuentos. En concreto, el 25% de los residentes en Saskatchewan y el 45% en Ontario ni siquiera sabían que habían recibido un reembolso, y de media los individuos subestimaron el monto de sus dividendos en un 40% y un 32%, respectivamente. Sólo el 12% de los encuestados suizos sabía que los ingresos del impuesto al carbono se redistribuían al público en absoluto.

Los autores del estudio aprovecharon esta falta de información para realizar un experimento. Realizaron una encuesta en la que se informó a la mitad de los participantes sobre la cantidad de la Renta Climática. Los participantes en la encuesta de este grupo experimental respondieron con mucha más precisión cuando se les preguntó por el monto de sus reembolsos. ¡La educación funciona!

Pero el experimento no incluyó ninguna información sobre el aumento de los gastos en carbono de los participantes y, como ya se ha dicho, la mayoría de los canadienses creían erróneamente que los dividendos eran insuficientes para cubrir esos gastos. Como resultado, recibir información sobre el monto del reembolso hizo que disminuyera el apoyo al sistema de Renta Climática entre los miembros del Partido Conservador canadiense, debido a la sobreestimación de sus costes de carbono.

En Suiza, donde los ingresos de la tarifa al carbono se distribuyeron en forma de reducción de las primas del seguro médico, la información sobre el reembolso aumentó ligeramente el ya fuerte apoyo de los ciudadanos a la tarifa al carbono del país. Sin embargo, no aumentó significativamente el apoyo al aumento del precio sobre el carbono, una propuesta que fue derrotada por poco en un referéndum nacional el verano pasado. No obstante, el precio actual sobre el carbono en Suiza (105 dólares por tonelada, que aumentará a unos 130 dólares este año) es ya uno de los más altos del mundo.

La Renta Climática ya es popular

Otro aspecto clave de este estudio es que, si bien la información sobre el dividendo no aumentó el apoyo a la tarificación del carbono en Canadá ni tuvo mucho efecto en el apoyo en Suiza, la política ya es ampliamente popular.

La encuesta del estudio reveló que el apoyo de los suizos a su actual precio al carbono se sitúa en una media de 3 sobre una escala de 4 puntos. Los canadienses están divididos por igual en su apoyo y oposición a la tarifa al carbono con dividendos, pero Justin Trudeau ha seguido siendo Primer Ministro en las dos elecciones celebradas desde que se promulgó la tarifa al carbono, incluidas unas elecciones recientes celebradas después de que su gobierno anunciara que el precio al carbono aumentaría a 170 dólares por tonelada en 2030.

Lo más revelador es que el Partido Conservador canadiense incluye ahora en su propia plataforma un plan de Renta Climática más reducido. Consideran que oponerse a esta política es una posición política perdedora, y los votantes conservadores tienen una opinión neta positiva (+17%) de la nueva plataforma de Renta Climática de su partido.

En las encuestas realizadas a los votantes estadounidenses, cerca del 70% apoya un precio al carbono neutro en cuanto a ingresos, incluida casi la mitad de los republicanos. En pocas palabras, una Renta Climática ya es una política bastante popular. Pero el apoyo público no es el único requisito para que una política se convierta en ley. Por ejemplo, desde hace tiempo la gran mayoría de los estadounidenses de todo el espectro político apoya una verificación universal de antecedentes criminales antes de poder comprar armas, y sin embargo no se ha aprobado ninguna ley de este tipo. La popularidad de la política es importante, pero no es lo único que importa.

Los dividendos de carbono son una política inteligente

El aumento de la popularidad de un precio al carbono no es la única razón (ni siquiera la más importante) por la que los dividendos de carbono son una buena política. Si hacemos que los contaminadores paguen por su contaminación de carbono, trasladarán esos costes a los consumidores, y las familias con bajos ingresos gastan la mayor proporción de sus ingresos en costes energéticos. Sin dividendos, la tarificación del carbono aborda la crisis climática a costa de las personas con bajos ingresos. Ciudadanos por un Clima Vivible no considera que ese sea una estrategia aceptable.

Por otro lado, como ilustra el Estudio del Impacto Doméstico, el envío de los dividendos de carbono por igual a las personas genera un ingreso neto para casi todos las familias de bajos ingresos porque tienen huellas de carbono relativamente pequeñas. 

Porcentaje de familias en Estados Unidos que reciben un ingreso neto (verde oscuro) o una pérdida neta menor (verde claro) por quintil de ingresos, desde el 20% más pobre hasta el 20% más rico de las familias, según el Estudio del Impacto Doméstico de 2020. El 98% de las familias con menores ingresos salen ganando con la Renta Climática.

Un estudio publicado en noviembre de 2021 en Nature Climate Change también estimó que una tarifa al carbono de 50 dólares por tonelada, con reembolsos, sacaría de la pobreza a 1.6 millones de familias en EEUU. Y un nuevo estudio en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias encontró que los dividendos mensuales proporcionados a las familias de bajos ingresos cambiaron las experiencias de los niños y aumentaron su actividad cerebral, que “se ha asociado con el desarrollo de habilidades cognitivas posteriores.”

En otras palabras, una Renta Climática puede aliviar la pobreza y dar a los niños de las familias con bajos ingresos una mejor oportunidad de tener éxito en la vida, al tiempo que ayudan a preservar un clima estable para su futuro. Es simplemente una buena política.

El partidismo es un problema. CCL está trabajando en ello.

La mayor parte de la cobertura del nuevo estudio se ha centrado en el partidismo político, ya que el apoyo a una Renta Climática siguió siendo menor entre los conservadores, incluso cuando se informó a los participantes en la encuesta sobre sus dividendos. Pero el partidismo colorea el apoyo a todas las políticas climáticas. Algunos creían que el Programa de Rendimiento de Electricidad Limpia (CEPP, por sus siglas en inglés) sería más aceptable políticamente que una Renta Climática, pero el primero fue rechazado el pasado mes de octubre, mientras que el segundo sigue en la mezcla de posibles políticas, con al menos 49 votos del Senado que apoyan su inclusión en el plan Reconstruir Mejor más de tres meses después.

Como dijo el equipo de comunicación de la CCL, “parece que el partidismo es un factor importante en si a la gente le guste o no la política. Esa es parte de la razón por la que CCL trabaja de forma bipartidista para conseguir apoyo en todo el espectro político”. También nos esforzamos por educar al público sobre los beneficios de las políticas climáticas como la Renta Climática. Como se ha señalado anteriormente, la educación funciona; otro estudio reciente descubrió que una breve exposición a los hechos pertinentes aumentó el apoyo de los irlandeses a su precio nacional al carbono.

En resumen, una Renta Climática sigue siendo una de las políticas climáticas más eficaces, y CCL continuará trabajando en los esfuerzos educativos con personas de todas las tendencias políticas para llevar esta y otras políticas climáticas inteligentes a la meta.

 

Dana Nuccitelli es un científica medioambiental y periodista especializado en el clima con un máster en la física. Ha escrito sobre el cambio climático desde 2010 para Skeptical Science, para The Guardian de 2013 a 2018, y desde 2018 para Yale Climate Connections. En 2015 publicó el libro Climatology versus Pseudoscience (Climatología contra Pseudociencia), y también ha sido autor de diez estudios climáticos revisados por pares, incluyendo un artículo de 2013 que encontró un consenso del 97% entre la investigación científica climática revisada por pares de que los humanos son la causa principal del calentamiento global.