La legislación y las preguntas frecuentes

Aquí se encuentra la versión completa de la solución preferida por Ciudadanos por un Clima Vivible, conocida como Dividendos Energéticos (Carbon Fee and Dividend, o CF&D). Dividendos Energéticos es un sistema nacional y con un balance neutro que aplicaría un predicible y constantamente incrementado precio sobre el carbono y otros gases de efecto invernadero, con todas los fondos recaudados, menos los costos administrativos, devueltos a familias como un dividendo energético mensual.

Los estudios muestran que dentro de 20 años tal sistema podría reducir las emisiones de carbono a un 50% debajo el nivel de 1990, mientras agrega 2.1 millones de empleos mas arriba de la línea de base a la economía estadounidense.

La política de Dividendos Energéticos

Descargar la versión completa (en inglés) o ver las respuestas a las preguntas frecuentes.

Motivos:

1. Causación: El concenso de la evidencia científica indica que emisiones de gases de efecto invernadero, debido a actividades humanas incluyendo la quemadura de combustible fósiles y otras fuentes, están causando un aumento de las temperaturas globales,,

2. Mitigación (Regreso a 350 ppm o menos): La evidencia científica también indica que una reducción de la concentración actual en la atmósfera de más de 400 partes por millón (ppm) de dióxido de carbono (CO2), a una concentración de 350 ppm CO² o menos, es necesaria para retrasar o detener la subida de las temperaturas globales,

3. Peligro: Un mayor aumento de las temperaturas globales representa un peligro inminente y substancial a la salud humana, el medio ambiente, la economía, la seguridad nacional, y un inaceptable riesgo de impactos catástrofes a la civilización humana,

4. Co-Beneficios: Las medidas propuestas en esta legislación beneficiarán la economía, la salud humana, el medio ambiente, y la seguridad nacional, como resultado de la corrección de distorsiones en el mercado, las reducciones en contaminación, aún sin incluir los gases de efecto invernadero, la reducción del flujo de dinero a países que producen petróleo, carbón, gas natural, y otros combustibles fósiles y el mejoramiento en la seguridad energética de los Estados Unidos,

5. Beneficios de tarifas al carbono: Las tarifas gradualmente implementadas sobre las emisiones de gases de efecto invernadero: (1) son el mecanismo más eficiente, transparente y ejecutable para propulsar una transición efectiva y justa a una economía basada en energía baja en emisiones de gases de efecto invernadero, (2) estimulará la inversión en tecnologías alternativas de energía, y (3) dará a todas las empresas incentivos potentes para aumentar su eficiencia energética y reducir su huella de carbono para ser competitivas,

6. Dividendos mensuales equitativos por persona: Dividendos equitativos mensuales (o “reembolsos”) de las tarifas al carbono, que serán pagados a cada familia estadounidense, pueden ayudar asegurar que individuos y familias puedan pagar por la energía que necesitarán durante la transición a una economía libre de gases de efecto invernadero, estimulando de la misma forma la economía,

Por lo tanto la legislación siguiente es por este medio decretada:

1. Recaudación de Tarifas al Carbono y El Fondo Fiduciario de Tarifas al Carbono: Imponer una tarifa sobre todos los combustibles fósiles y otros gases de efecto invernadero al punto donde primeramente entran en la economía. La tarifa deberá ser recolectada por la Tesorería. La tarifa en esa fecha deberá ser $15 por tonelada de emisiones equivalentes a CO2, y deberá resultar en cargos equitativos para cada tonelada potencial de emisiones equivalentes a CO2 en todo tipo de combustible o gas de efecto invernadero. El Departamento de Energía deberá proponer y promulgar los reglamentos que delimitan las tarifas equivalentes a CO2 para los otros gases de efecto invernadero, incluyendo por lo menos metano, óxido nitroso, sulfuro hexaflorado, hidroflorocarbonos (HFCs), perflorocarbonos y trifloruro de nitrógeno. La Tesorería también deberá colectar las tarifas sobre los otros gases de efecto invernadero. Todas las tarifas deberán ser depositadas en el Fondo Fiduciario de Tarifas al Carbono y repartidas a familias estadounidenses como elaborado en #3 abajo.

2. Metas de reducción de emisiones: Para alinear las emisiones estadounidenses con los límites físicos definidos por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) para evitar un cambio climático irreversible, el incremento annual en las tarifas al carbono incluyendo otros gases de efecto invernadero deberá ser por lo menos $10 USD por tonelada de gas-equivalente-a-CO2 cada año. Anualmente, el Departamento de Energía deberá determinar si una incrementa más que $10 USD por año es necesario para lograr los objetivos del programa. Incrementa annual de por lo menos $10 USD deberá continuar hasta que el total estadounidense de emisiones equivalentes a CO2 ha sido reducido a un 10% de las emisiones estadounidenses equivalentes a CO2 en 1990.

3. Pagos de dividendos mensuales equitativos por persona: Pagos mensuales de dividendos equitativos por persona deberán realizarse a todos las familias estadounidenses (se pagará una mitad de dividendo establecido por cada niño menos de 19 años de edad, con un límite de 2 niños por familia) cada mes. El valor total de todos los pagos mensuales de los dividendos deberá ascender a un 100% del ingreso netos de las tarifas al carbono recaudadas cada mes.

4. Ajuste fronterizo: Con el fin de asegurar que no haya ningún incentivo nacional ni internacional para reubicar la producción de bienes o servicios a ningún régimen más permisivo a emisiones de gases de efecto invernadero, y así para alentar la reducción de emisiones globales, se recaudarán Aranceles Equivalentes a las Tarifas al Carbono. Tales aranceles serán cobradas a todos los bienes que ingresen a los Estados Unidos desde países sin una Tarifa al Carbono o Precio al Carbono similar a la establecida en esta Ley. Reembolsos Equivalentes de Tarifas al Carbono deberán reducir el precio de exportación a tales países. El Departamento del Estado determinará la cantidad de reembolso y cualquier exención, de ser necesaria.

 

Preguntas frecuentes

¿Porqué un plan de Dividendos Energéticos es necesario?

Esta legislación nos pondré en el camino a un clima sostenible, por reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y por hacernos avanzar en la transición a una economía de energía limpia. Desde el principio de la revolución industrial, hemos aumentado el nivel de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera, especialmente el dióxido de carbono (CO2). Los científicos nos avisan que ese aumento tiene un efecto drástico sobre nuestro clima. Cambios que normalmente ocurren durante miles de años están sucediendo dentro de décadas. La concentración actual de CO2, que atrapa el calor, está más alta que en cualquier otro momento de la historia del especie humana en la Tierra. En efecto, hemos cubierto la Tierra con una gran manta de gases de efecto invernadero, y la Tierra se está calentando. Además, los océanos están absorbiendo una parte del aumento de dióxido de carbono de la atmósfera, haciéndolos más ácidos. Eventualmente, esta acidez afectará a la capacidad para sustentar la vida.

 

¿Qué es una tarifa al carbono?

Es una tarifa basada en la cantidad de carbono en un combustible fósil. Combustibles fósiles, o hidrocarburos, como el petróleo, gas natural y el carbón, contienen el elemento carbono. Cuando se queman, sueltan a la atmósfera el potente gas de efecto invernadero, dióxido de carbono (CO2). La tarifa será basada en las toneladas de dióxido de carbono que generaría el combustible, y será recaudada en el primer punto de entrada en la economía—el punto de partida – el pozo, la mina, o el puerto. La tarifa empezará baja – $15 por tonelada – y gradualmente incrementará por $10 cada año.

 

¿Qué es la diferencia entre un impuesto y una tarifa?

Un impuesto tiene el objetivo principal de recaudar ingresos. Por el contrario, una tarifa recupera el costo de proporcionar un servicio a un beneficiario. Como CCL propone la neutralidad del balance y una política que no crece el gobierno, estamos proponiendo una tarifa, no un impuesto. Sin embargo, en discusiones escucharás que se usa “impuesto” y “tarifa” como si fuera lo mismo, referiéndose al mismo tipo de legislación. Está bien, y no dejes que interrumpa la conversación. Un impuesto y una tarifa hacen la misma cosa: incluyen en el precio los daños al clima, los océanos y la salud que el carbono está causando.

 

¿Qué tanto afectaría la tarifa al carbono a los precios de energía?

El mejor ejemplo sería la gasolina. Un incremento de $1 por tonelada en la tarifa al carbono sería igual a un centavo en el precio por galón de la gasolina (0.26 centavos por litro). De modo que si la tarifa al carbono empieza con $15 por tonelada, el precio de la gasolina subiría a 15 centavos por galón (4 centavos por litro) para el primer año y 10 centavos por galón (2.64 centavos por litro) cada año en adelante.

 

¿Qué son los dividendos?

Los dividendos se defina como la cantidad de ingresos destinados a ser reembolsados a las familias estadounidenses. En este caso, todas los ingresos recaudadas menos los costos administrativos estarán divididas y devueltas a todos las familias equitativamente. Estos dividendos ayudarán a los ciudadanos a pagar los costos aumentados asociados con la tarifa al carbono mientras nuestro país hace la transición a una economía de energía limpia. Porque no todos usan la misma cantidad de carbono, se estima que la mayoría de familias estadounidenses (aproximadamente un 66%) recibirán igual o aún más en sus dividendos que pagarán en costos aumentados [1]..

[1] Para más detalles y las referencias, mirar la charlita láser “Dividendos Energéticos”.

 

 

¿Cómo funciona la legislación de Dividendos Energéticos?

Legislación de Dividendos Energéticos aplicaría una tarifa sobre la cantidad de dióxido de carbono en los combustibles fósiles. Esta tarifa se cobraría en la fuente del combustible: en la mina, el pozo, o el puerto de importación. La tarifa empiezaría baja y incrementaría anualmente de forma predicible hasta que lleguemos a un nivel sano de emisiones. Se recaudaría la tarifa exclusivamente en el primer punto de la venta, el punto de partida, y 100% de los ingresos serían reembolsados directamente a todos las familias estadounidenses, protegiéndolas del impacto financiero de la transición a una economía de energía limpia. Como la tarifa (y el precio de los combustibles fósiles) incrementaría prediciblemente a través del tiempo, mandaría una clara señal de precio para promover el uso mas eficiente de los hidrocarburos o el reemplazo de ellos con energía baja en emisiones. Esa señal de precio impulsaría la inversión para que se mueva a las tecnologías de bajas emisiones, mientras el verdadero costo de los hidrocarburos sería incluido en los cálculos de las personas que los venden. El incrementando costo de los combustible fósiles subiría la demanda para productos bajos en emisiones, haciéndolos aún menos costosos cuando logran la producción masiva. Esta señal de precio clara y muy comprensible (la subida en el costo de hidrocarburos y la bajada en el costo de tecnología verde) impulsará la transición a una economía verde. Esta transición reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero, estabilizando nuestro clima y la salud de nuestros océanos.

 

¿No será costoso implementar la tarifa?

No, por las dos razones explicadas aquí:

    1. Los gastos de administración y ejecución de recaudar y procesar una tarifa al carbono serán proporcional al número de firmas de hidrocarburos que pagarán la tarifa. La tarea de recaudar una tarifa al carbono de unos cientos de pagadores, al punto de partida donde el combustible entra en la economía, es relativamente simple y económica. En sus papeles económicos, Calder [2015] y Metcalf [2009] sugieren que para minimizar los más posible la cantidad de pagadores de la tarifa, cobraríamos las tarifas al petróleo, gas natural y carbón por separado.a. Existen muchos menos refinerías de petróleo que pozos petroleros, y las refinerías pertenecen a menos de 150 firmas. Son estas 150 firmas que se deberían requerir medir la producción en sus refinerías y pagar la tarifa.b. Existen aproximadamente 1,500 minas de carbón en los EEUU, y pertenecen a entre 500 a 800 productores. Son estas firmas de producción que se debería requerir medir la extracción en sus minas de carbón y pagar la tarifa. Hay cuatros grados de carbón, cada uno con su contenido de carbón diferente, así que requieren tarifas distintas.c. Existen más que 450,000 pozos de gas natural en los EEUU, pero solamente 500 plantas procesadoras. Son estas procesadoras que se debería requerir medir su producción y pagar la tarifa. Una ventaja adicional de cobrar las tarifas en los procesadores y las refinerías es que es más facil medir el contenido de carbono en productos ya procesados que en productos crudos.Entonces la cantidad total de pagadores de la tarifa es entre 1200 a 1500, un número convenientemente pequeño y económico.
    2. Según [Calder2015], “… “el uso de mecanismos tributarios existentes es probablemente la ventaja principal de la tributación río arriba”. Un impuesto sobre el consumo (“excise tax”) es un mecanismo ya existente de imponer un impuesto sobre una transacción para pagar un gasto específico, y probablemente es el modelo de menor costo para nuestra nueva tarifa río arriba. Para años, el Servicio de Rentas Internas (Internal Revenue Service, o IRS) de los EEUU ha cobrado a los productores de carbón un impuesto por tonelada [IRS2005] y ha depositado los ingresos en el Fondo Fiduciario de Descapacidad por el Pulmón Negro (Black Lung Disability Trust Fund). El IRS también recauda un “impuesto ambiental por consumo” (“environmental excise tax”) de las petroleras por la liabilidad de derrames de petróleo [IRS1993]. El procedimiento para evaluar, recaudar y ejecutar estos impuestos podría ser extendido y refinado para cobrar una tarifa río arriba al carbono en las 1200 a 1500 firmas de hidrocarburos mencionadas en #1 arriba. Entonces el programa de la tarifa al carbono podría ser manejado por personal ya contratado en el IRS, quizás con contratación incremental. [Calder2015] nos dice que una tarifa al carbono podría cobrar “tasas diferentes para tipos de combustible diferentes, [y] posiblemente incluiría créditos o reembolsos para usos sin quemarlos.” Productores de carbón y firmas de petróleo están bien preparados para pagar una tarifa al carbono porque ya miden su producción y pagan impuestos sobre la venta de sus combustibles fósiles. El IRS tendrá que extender los procedimientos nuevos de la tarifa al carbono a los procedores de gas natural; y los procesores de gas natural tendrán que medir su producción (si no lo han hecho ya), calcular el contenido de carbono de cada salida, y determinar sus tarifas aplicables al carbono..

Mirar la Charlita Láser relacionado con esto: El costo administrativo de Dividendos Energéticos (inglés).

————
Referencias
[Calder2015] Jack Calder, “Administration of a US Carbon Tax”, Capítulo 3 en Implementing a US Carbon Tax: Challenges and Debates editado por Ian Parry, Adele Morris, Roberton C. Williams III

[IRS2005] United States Internal Revenue Service, http://www.irs.gov/pub/irs-mssp/coal.pdf

[IRS1993] United States Internal Revenue Service, http://www.irs.gov/pub/irs-soi/93exenviro.pdf

[Metcalf2009] Gilbert Metcalf, David Weisbach, The Design of a Carbon Tax (Harvard Environmental Law Rev, 2009)

 

 

 

¿Cómo será justa esta legislación para las empresas, las fábricas de luz y calefacción, los servicios, y granjas?

Como devolveremos todos los ingresos netos a familias (los usuarios finales), los consumidores tendrán la capacidad de pagar los precios de bienes y servicios que aumentarán debido al precio aumentado de los combustibles fósiles. Esto permitirá a las empresas pasar los gastos aumentados a sus clientes mientras todavía mantendrán su participación en el mercado. Cada año que subirá la tarifa, subirán los dividendos también. El campo de juego estará nivelado para los primeros años. Pero si una empresa no se vuelve más eficiente energeticamente, y si no empieza a convertir sus operaciones a energía baja en emisiones, eventualmente será menos competitiva y perderá participación en el mercado. Estas fuerzas del mercado impulsarán innovaciones en la tecnología baja en emisiones, creando nuevas oportunidades comerciales en el desarollo, la producción, la instalación y la reparación de estos productos. Ésto creará millones de nuevos empleos aquí mismo en los Estados Unidos. Compañías americanas podrán vender estas tecnologías globalmente. Además, serán más eficientes en su propio uso de energía, haciéndolas más competitivas en el mundo.

 

 

Si la gente recibe dividendos que cubren los precios aumentados de hidrocarburos, ¿qué razón tiene para cambiar a tecnologías bajas en emisiones?

Con legislación de Dividendos Energéticos, los ciudadanos estarán claros que los precios de hidrocarburos subirán cada año. Su motivación será guardar lo más de su cheque posible en vez de gastarlo por comprar combustibles más caros. Podrán hacer esto por instalar lámparas y electrodomésticos eficientes, renovar el aislamiento o las ventanas, reemplazar ese viejo caldera de aceite con una bomba de calor geotermal, entre otras medidas. Cuando llega el momento de comprar un nuevo automóvil, considerán uno que obtiene mejor millaje o un vehículo eléctrico. Luego podrán comprar electricidad limpia (donde sea disponible) a través de su empresa de servicio público para cargar su carro, así eliminando completamente los hidrocarburos de su transporte. La motivación será reducir los gastos en los años que vienen. Lo mismo aplicará a las inversionistas y las compañias de combustibles fósiles: mientras la tarifa incrementa, y así incrementa también el costo de hacer negocios, aseguraremos que el verdadero costo de hacer negocios se pagará por los que hacen ese negocio.

 

¿Cómo se mantendrán competitivos nuestros fabricantes?

La propuesta legislativa de CCL incluye un ajuste fronterizo – una cuota sobre todas las importaciones desde países que no tienen un precio similar al carbono. Así que ninguna compañía tendrá incentivo de mover su producción a un país que la permita contaminar a un costo menor [2]. Como la economía del consumo en los EEUU es mucho mas valioso que todos los otros en el mundo, países que exportan mucho a los EEUU probablemente escogerán implementar un precio similar al carbono para evitar pagar montones de dinero a los EEUU. En cualquier caso, los fabricantes en los EEUU tanto como en otros países no perderán economicamente por fabricar productos con una huella de carbono mas pequeña.

Además, la propuesta legislativa requiere que se reembolsa la cuota de ajuste fronterizo a empresas estadounidenses que exportan a países que no tienen un precio similar a carbono. Esto nivelará el campo de juego para nuestras compañías y cumplirá con la Organización Mundial del Comercio (OMC).

[2] Para más detalles y las referencias, mirar la Charlita Láser “El ajuste fronterizo”.

¿Cómo es que la aprobación de legislación de Dividendos Energéticos pondrá los Estados Unidos en una posición de liderazgo en cuanto al cambio climático?

Debido al ajuste fronterizo incluido en la tarifa al carbono, países exportadores adoptarán precios similares al carbono, o pagarán por la importación de sus productos a los EEUU. Todos los países que aprueban impuestos al carbono similares estarán en el mismo campo de juego y podrán implementar ajustes fronterizos con países que no implementan tales impuestos. Esto alentará a todos los países a poner impuestos similares sobre el carbono. Más naciones que aprueban impuestos al carbono, más demanda mundial existirá para tecnologías verdes. Esto promoverá la rápida avanza hacia producción masiva que reducirá los costos, haciéndo la transición a una economía verde más económica para todos.

 

 

¿Qué es la tecnología verde?

La tecnología verde es cualquier tecnología que reduce los residuos, aumenta la eficiencia energética o produce energía sin carbono. Al reducir los residuos, realmente se ahorra energía. Por ejemplo, el reciclaje de una lata de aluminio solamente usa aproximadamente 5% de la energía usada para hacer el aluminio desde la mena. Tecnologías energeticamente eficientes incluyen diodos luminosos (LED, por sus siglas en inglés), lámparas compactas fluorescientes (CFL, por sus siglas en inglés), electrodomésticos con la certificación “Energy Star”, diseños energeticamente eficientes de edificios , ventanas de alta eficiencia, carros híbridos y eléctricos, entre otras. La tecnología verde incluye esas que nos ayudan utilizar los combustibles fósiles más eficientemente. Energía verde, también conocida como energía limpia, es la energía producida por las fuentes – solar, eólica, geotérmica y undimotriz (del oleaje) – que no contribuyen a las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

 

¿Cuántas empleos nuevos se creará si implementamos legislación de Dividendos Energéticos?

El empleo nacional aumentará por 2.1 millones empleos después de 10 años, y 2.8 millones después de 20 años. ¡Esto representa un aumento de 1% en el empleo total estadounidense que no lograremos en el caso sin Dividendos Energéticos!

Para más detalles y las referencias, mirar nuestra charlita láser “Empleos que ganaremos”.

 

 

¿Qué beneficios recibirá los Estados Unidos por abordar el cambio climático con Dividendos Energéticos?

      1. Estabilizaremos nuestro clima y océanos, y ralentaremos la extincción masiva de los especies.
      2. Pondrá los Estados Unidos en una posición de liderazgo en cuanto a la legislación climática y la tecnología verde. Otros gobiernos serán obligados a implementar precios al carbono al mismo nivel que lo nuestro, o pagarnos en nuestros puertos por el privilegio de contaminar.
      3. Reducirá nuestra dependencia del petróleo del exterior, substituyendo la energía baja en carbono generada en los EEUU. Los EEUU gasta billones de dólares anualmente por comprar petróleo extranjero. Cuando lo reemplazamos con energía verde producida nacionalmente, crearemos empleos.
      4. Reduciendo nuestra dependencia del petróleo extranjero aumenta nuestra seguridad nacional. Una gran parte del presupuesto militar es para proteger el flujo libre de petróleo y apoyar los gobiernos polémicos que lo controlan.
      5. La transición a energía verde limpiará nuestro aire del humo (smog), el ozono, la materia particulada fina y los otros contaminantes causados por la quema de combustibles fósiles. Limpiará a nuestros lagos, ríos, y océanos del envenenamiento del mercurio causado por la quema de carbón, los lixiviados de los relaves de la minas de carbón, y las salmueras de la perforación.
      6. Ganaremos satisfacción y orgullo nacional por juntos abordar el problema y lograr el objetivo, liderando el mundo no solamente en la Revolución Industrial y en La Era de Información, pero también en la Revolución de Tecnología Verde. La mayoría de tecnologías verdes conocidos en hoy día eran desarolladas y probadas en laboratorios americanos y luego llevadas a otros países porque esos gobiernos tenían políticas nacionales para promover el uso de energía verde. Ya hemos perdido millones de empleos por aferrarnos a la antigua tecnología de los combustibles fósiles mientras otros países están haciendo la transición a economías de energía verde. Ya es hora de recuperar el liderazgo.

¿Porqúe el plan de Dividendos Energéticos es mejor que Tope y Trueque (Cap and Trade)?

Tope y Trueque fue utilizado por los primeros firmantes del Protocolo de Kioto, el primer tratado internacional sobre el cambio climático. Aunque ellos trataron fuertemente de hacerlo exitoso, no era fácil entender el sistema de Tope y Trueque. Los precios de la energía fluctuaron ampliamente, los consumidores pagaron todo el costo de la prueba, y no era muy efectivo en reducir las emisiones totales de CO2. Esto fue por gran parte debido a los compensaciones de carbono (también conocidas como bonos de carbono). Los provedores de energía podían comprar compensaciones que les permitían quemar más combustibles fósiles, pero en realidad las compensaciones no reducían las emisiones totales de CO2. Comerciantes de carbono e inversionistas en las compensaciones ganaban mucho dinero. Los servicios públicos y fabricantes tenían gastos aumentados que pasaban a los consumidores. No se logró ninguna reducción real en CO2, y los consumidores tenían que pagar la cuenta. Por el contrario, Dividendos Energéticos es fácil para entender, y da a los consumidores 100% de las ganancias de la tarifa para ayudarles pagar por la transición a energía limpia. No hay compensaciones de carbono para manipular, y ninguna tecnología es seleccionada para ganar o perder. Con Dividendos Energéticos, una empresa o tecnología solamente se desventajaría con la inacción. Con acción se volverá más eficiente y competitiva. El mercado libre escogerá las tecnologías que ganarán y perderán. La energía de bajas emisiones y las medidas de eficiencia se volverán económicamente competitivas misiempre cuando se subirán los precios de los hidrocarburos. Mientras haremos la transición a tecnologías y energías verdes, las emisiones de CO2 serán reducidas. Inversiones en energía verde impulsarán el desarollo nacional de tecnologías innovadoras que exportaremos a otros países. Los Estados Unidos ganará el liderazgo en la revolución verde.

 

¿Porqué la meta es lograr antes de 2050 una reducción de un 90% debajo el nivel de emisiones de 1990?

Se estableció esta meta para asegurar que el calentamiento global no pase 2 grados centigrado. El informe [4] de 2007 del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) contiene una tabla que muestra las reducciones de emisiones necesarias, relativa a la emisiones de 1990, para estabilizar el clima a determinados umbrales. El gama real en el informe es 80-95%, así que nuestra meta representa el promedio de estos números, más un pequeño margen para ser conservador y para obtener un número redondo.

[4] IPCC AR4, Grupo de Trabajo 3, capítulo 13, página 776. Referirse a este enlace para descargar el pdf (en inglés).

 

 

¿Porqué incrementar la tarifa como recomienda CCL?

Basicamente, estamos tratando de lograr el objetivo del IPCC: una reducción de emisiones por un 80-95% debajo del nivel de 1990 antes de 2050 [4]. Si se implementa Dividendos Energéticos, las emisiones de CO2 disminuirán un 33% después de 10 años y un 52% después de 20 años relativo al nivel de 1990 [5]. Dado que el informe del IPCC dice que los países del Anexo I (que incluye los Estados Unidos) tienen que lograr reducciones de un 25-40% debajo del nivel de 1990 antes de 2020, la politica de CCL permite ajustes en la rapidez del incremento para cumplir con las metas basadas en la ciencia..

[4] IPCC AR4 Grupo de Trabajo 3, capítulo 13. página 776. Referirse a este enlace para descargar el pdf (en inglés).

[5] Regional Economic Models, Inc. y Synapse. Resumen de “El Impacto económico, climático, tributario, energético y demográfico de un impuesto nacional sobre el carbono, con dividendos.”

¿Porqué una tarifa río arriba?

Un impuesto al carbono podrá ser cobrado río arriba (en la fuente: la mina de carbón, el pozo petrolero o el sitio de fracturación hidraulica (“fracking”) de gas natural), o río abajo (en la bomba de gasolina o al medidor de gas). CCL ha escogido un punto río arriba de cobrar el impuesto porque es más simple de administrar y también lo hace posible extender el impuesto a las exportaciones [7]. La cláusula de exportación de la Constitución estadounidense (Art. I, Sec. 9) prohibe incluir productos exportados en los impuestos nacionales. Sin embargo, los precendentes legales indican que no se obliga devolver las regalías sobre la explotación (“severance taxes”) en la exportación. Un impuesto al carbono solo será considerado una regalía sobre la explotación si lo cobramos en un punto río arriba. Como el cambio climático es un problema mundial, es importante garantizar que la tarifa aplique permanentamente, especialmente al carbón que se exporta a otros países, para solucionar la crisis climática global. Cobrar una tarifa río arriba, y devolver 100% de los ingresos a las familias, permite que la solución abarque todo el mercado, y además, sin burocracia adicional.

[7] Astoria, Ross. “La cláusula de exportación y la constitucionalidad de una política nacional de mitigación con tope y trueque”. Será próximadamente publicado en la edición de primavera de la Revista de derecho ambiental internacional de Georgetown.

 

 

¿Porqué una tarifa con neutralided del balance?

Papeles académicos que estudian un impuesto al carbono indican que un impueso al carbono con 100% reciclaje de las ganancias puede estimular la economía, aún antes de considerar los beneficios económicos debidos a la mejor salud y los impactos climáticos menos severos [8]. Por eso CCL ha elegido abogar por una política que restaurará el clima y estimilará la economía.

[8] [8] Para un discurso más completo y las referencias, mirar la Charlita Láser “Efectos económicos de un impuesto al carbono”.

 

 

¿Porqué el plan tiene los dividendos?

Estudios académicos que consideran el efecto económico de un impuesto al carbono que mantiene un balance neutro generalmente consideran una política de dividendos menos beneficiosa (pero aún muy beneficiosa) que un intercambio fiscal [8]. Un intercambio fiscal se refiere a la utilización de los ingresos para reducir cualquier combinación de impuestos sobre la renta, la nómina, o las corporaciones. Sin embargo, estos estudios dicen también que aunque estas políticas de intercambio fiscal (especialmente los intercambios de impuestos corporativos) causan una economía un poco más grande, medidas adicionales serían necesarios para ayudar a los pobres. Esto es porque ninguno de esos intercambios fiscales ayudaría a las personas sin empleos, incluyendo los millones de jubilados.

Como a CCL nos importan la simplicidad y la transparencia, y como acordamos con los economistas que hay que cuidar a los pobres, y como la diferencia en la eficiencia económica es pequeña, y como una política de dividendos todavía estimularía la economía cuando tomamos en cuenta los beneficios climáticos y beneficios a la salud, entonces CCL aboga para el único mecanismo de reembolso que alcanzaría a todos las personas. Es crítico para el éxito de cualquier precio al carbono que alcancemos a todos. Por ejemplo: con los mecanismos de intercambios fiscales, cuando la gasolina cuesta $1.00 más por galón, como será en el décimo año de nuestro plan [1], estaría afuera del alcanze de los pobres y así la ley será derogada. Solo un plan de dividendos puede simplemente, transparentemente y justamente ayudar a garantizar que todos estén al alcance de los precios aumentados. Esto asegurará el apoyo político del plan hasta que hemos restaurado el clima y dado la economía tiempo para adaptarse.

 

 

¿Porqué el plan incluye un ajuste fronterizo?

Aunque muchos otros países tienen una forma de poner un precio al carbono, ninguno de esos precios corresponde con la magnitud de la física del clima, y ninguno utiliza un ajuste fronterizo [9]. Sin un ajuste fronterizo, exportadores estadounidenses tanto como importadores exteriores tendrían un incentivo para trasladar su producción a países con gobiernos menos estrictos, contaminando más para fabricar el mismo producto. Esto se llama “la fuga”. En el interés del clima, es necesario reembolsar la tarifa al carbono sobre los bienes exportados y imponer la tarifa al carbono sobre bienes importados que son altos de carbono. Aunque muchos se preocupan por el cumplimiento de tal ajuste fronterizo con las leyes del OMC, no se merece esa preocupación. Expertos en el OMC han escrito documentos que explican cómo se puede lograrlo, y es claro que la propuesta de CCL cumple con los requesitos explicados por los expertos [2].

[9] “Climate and Carbon: Aligning Prices and Policies”, octubre 2013. OECD Environment Policy Paper No. 1.

¿Porqúe incrementar la tarifa por una cantidad fija?

Existen tres opciones para cómo aumentar la tarifa al carbono: incrementarla por una cantidad fija, incrementarla por un porcentaje, o no incrementarla nada. CCL ha escogido un aumento annual de una cantidad fija debido a la simplicidad, la eficacia y la economía..

La simplicidad: Es fácil entender que el precio al carbono será $15 en el primer año, $25 en el segundo, $35 en el tercero, etcétera. Al contrario, se necesita una calculadora para determinar las cantidades reales en los planes que utilizan porcentajes. Por ejemplo el anteproyecto S.332 de 2013 tendría un precio al carbono de $20 el primer año, $21.12 en el segundo año, y $22.30 en el tercer año [10].

La eficacia: Un aumento fijo logrará bastante beneficios climáticos y a la salud más rapidamente. Por ejemplo, anualmente hay $120 billones en gastos mayormente relacionados a la salud debido a la quema de hidrocarburos [11]. Necesitamos una solución rápida. Menos emisiones hoy significa más vidas salvadas hoy.

La economía: Una tarifa al carbono que nunca cambia de precio, pero sí nos permite alcanzar las reducciones en emisiones necesarias para estabilizar el clima, sería una tarifa que empieza muy alta y así tendría un efecto no deseado en la economía. Por otro lado, una tarifa que incrementa por un porcentaje no mandaría la señal del mercado que las empresas estadounidenses necesitarán para ser competitivas con compañías europeas y chinas que rapidamente están desarollando y entregando tecnologías libres de combustibles fósiles. Un aumento fijo lograría un equilibrio entre estos dos extremos.

[10] Senador Bernie Sanders. S. 332: “The Climate Protection Act of 2013”. Introducido el 14 febrero 2013.

[11] Para una discusión más completa y las referencias, mirar la Charlita Láser “Impactos a la salud”.

Compártelo con un/a amigo/a

Hey friend,
Please check this out on https://citizensclimatelobby.org.

La legislación y las preguntas frecuentes,
https://citizensclimatelobby.org/es/la-legislacion-y-las-preguntas-frecuentes/

I hope you find this useful.